sábado, 24 de diciembre de 2011

EL + VELOZ DE LOS PECES "EL PEZ VELA "



Los peces vela (Istiophorus spp.) son dos especies de marlines que habitan en el océano Atlántico, golfo de México, océano Pacífico y océano Índico.En distancias cortas, el pez vela de color azul metalizado es uno de los peces más rápidos del mar. Puede llegar a alcanzar hasta 109 km/h gracias a su cuerpo hidrodinámico y musculoso. Por encima suyo, sólo está el Mako, que puede alcanzar los 124 km/h. Tiene una cola rígida en forma de media luna, idónea para la velocidad; y su alta aleta dorsal, o “vela”, corta el agua como con cuchillo. El hocico se estrecha hasta terminar en una punta muy afilada. Se alimenta de peces y calamares, y suelta sus huevos en alta mar. Con sus tres metros de largo y sus cien kilos de peso es, además, uno de los animales más elegantes del océano.

El pez vela es el más veloz de los peces marinos al alcanzar una velocidad de 30 metros por segundo lo que supone unos 109 kilómetros por hora. O sea que podría atravesar a lo largo una piscina olímpica en menos de dos segundos (una piscina olímpica mide 50 metros). Esta velocidad la logra gracias a un pedúnculo caudal muy poderoso, además se piensa que la prolongación de su mandíbula superior es una ayuda para hender las aguas al favorecer su hidrodinámica.

El pez vela es carnívoro, su alimentación incluye calamares, atunes, pulpos y peces voladores. A menudo usan su pico para apartar células de peces del cardumen y hacerlas más vulnerables en la caza. Aunque pueden sumergirse hasta 30 metros de profundidad para buscar presas, prefieren hacerlo a luz del día en aguas poco profundas a lo largo de bordes coralinos.

De su reproducción se sabe que las hembras realizan desoves múltiples o intermitentes, probablemente en las mismas aguas donde tuvo lugar la fertilización, y donde habita normalmente. Las larvas tienen una tasa de crecimiento exponencial. Se estima que la longevidad de la especie se encuentra entre los 13 y 15 años de vida. La diferencia entre sexos se da por el mayor tamaño de las hembras.

Atrapar un ejemplar de pez vela puede significar un gran logro para un pescador, no sólo por lo apetecido de su carne sino por las dificultades que representa poder capturarlo dadas su velocidad y acrobacias. Por esto y por la falta de conciencia sobre la finitud de los recursos naturales, se ha visto disminuida su población. En algunos países ya se adelantan proyectos de conservación y pesca regulada.
LIC:RENE DAVILA /231211