sábado, 10 de septiembre de 2011

LAS GRANDES MIGRACIONES.

                                                               Nacidos para caminar 
 
 


Ñus
Todos los años, más de un millón de ñus y 200.000 cebras se ven obligados a perseguir las lluvias estacionales en un bucle de 500 kilómetros por Tanzania y Kenia.
  • La población migratoria del Serengueti-Mara representa cerca del 70 por ciento de la población mundial de ñus comunes.
  • En algunas zonas se han registrado concentraciones de hasta 35 ñus por kilómetro cuadrado.

  • La larga «barba» del ñu azul está presente en ambos sexos. Asimismo, tanto machos como hembras tienen cuernos.

  • En muchas zonas, el ñu común, y sus migraciones, están en peligro. En ocasiones, las vallas bloquean las migraciones entre territorios estacionales secos y húmedos, impidiendo el acceso al agua y provocando holocaustos.


  • Mariposas monarcas

  • En septiembre, en Norteamérica más de mil millones de monarcas aletean rumbo al sur, en una carrera por llegar a México antes de la primera helada. Aprovechan las corrientes eólicas para ahorrar enormes cantidades de energía. Y cerca de la mitad sobrevivirá a esta travesía de 3.500 kilómetros.

  • Durante su migración, las monarcas han registrado velocidades de hasta 45 kilómetros por hora con viento propicio de cola. También han sido observadas a más de 3.000 metros de altura, y sobrevolando 600 kilómetros de agua abierta.

  • Estas mariposas recorren distancias de hasta 4.800 kilómetros durante su migración, a menudo superando los 80 kilómetros diarios.

  • Comer monarcas es venenoso. Los tejidos de las monarcas contienen glucósidos cardíacos, que adquieren con la ingesta de plantas del algodoncillo, de las que se alimentan durante la fase de oruga. Esto ofrece a las mariposas una protección natural contra la mayoría de depredadores.

  • A pesar de las toxinas que incorporan las monarcas, algunos animales han aprendido a explotar la gran reserva de grasa que suponen los millones de mariposas que se congregan en México para pasar el invierno. En un año normal, los depredadores acaban con el 15 por ciento de la población total de monarcas migradoras.

  • Cada otoño, casi 250 millones de monarcas cruzan el continente norteamericano.


  • Cachalotes
    El cachalote macho es una criatura superlativa. Con un peso superior a 50 toneladas, se trata del mayor depredador dentado existente en la actualidad. Se sumerge a mayor velocidad y profundidad que cualquier otra ballena, y acomete algunas de las travesías de mayor recorrido.
    • Los cachalotes se encuentran entre los cetáceos que se sumergen a más profundidad. Pueden descender más de 1.100 metros.
    • Los cachalotes son las ballenas dentadas más grandes del mundo. Los machos pueden medir hasta 20 metros y pesar 50 toneladas.
    • Al igual que los elefantes, los cachalotes forman amplias unidades familiares y se emparejan de por vida.
    • Se calcula que la actividad ballenera redujo la población mundial de cachalotes en más de un 65 por ciento, desde más de un millón antes de la caza hasta menos de 400.000 en la actualidad.
    • No existe evidencia directa de que las poblaciones de cachalotes hayan aumentado desde el fin de la caza comercial moderna en 1988, y en algunas áreas se cree que las poblaciones siguen disminuyendo.

    Cangrejos rojos
    Millones de generaciones han diseñado la adaptación de estos cangrejos a la vida terrestre, aunque sus crías siguen naciendo en el océano. Se trata de una migración durísima de un mes de duración y hasta 6 kilómetros de recorrido; una megamaratón para un cangrejo.
    • El cangrejo rojo de la Isla de Navidad, gecarcoidea natalis, es una de las 14 especies de cangrejo terrestre presentes en la isla.
    • Se cree que en la migración anual del cangrejo rojo terrestre de la Isla de Navidad participan unos 60 millones de individuos. Dado que solo migran los adultos mayores de tres años, esta cantidad solo supone alrededor de la mitad de la población de cangrejos de la isla.
    • Se cree que una especie invasora no autóctona, la hormiga loca, mata a 15 millones de cangrejos anualmente en la isla. El número de hormigas sigue multiplicándose, al igual que su presión sobre los cangrejos.
    • El cangrejo rojo de la Isla de Navidad pasa la mayor parte de la estación seca, de dos a tres meses, en sus madrigueras, donde pueden mantenerse húmedos. La mayor parte de la actividad del cangrejo rojo se rige por la humedad disponible. Su gran migración no comienza hasta la llegada de la temporada húmeda, que suele ocurrir en octubre o noviembre.
    • Cada uno o dos años, de los diez que la hembra pone huevos en el mar, suficientes crías de cangrejo emergen a la tierra para sostener la población de la Isla de Navidad. El resto de años es posible que solo lleguen unos pocos, o incluso ninguno.


     


     



    LIC:RENE DAVILA /10090011