jueves, 21 de abril de 2011

EL HOMBRE EQUILIBRA LA FAUNA MARINA.

¿Quieres ayudar a salvar el ecosistema marino? Quizá deberías incluir más sardinas en tu dieta. Debido a la mengua de tiburones, atunes o peces espada, las especies pequeñas como las sardinas, las anchoas y los arenquesestán proliferando demasiado, al grado de la sobrepoblación. De hecho, mientras la tasa poblacional de depredadores ha decaído en dos tercios en los últimos 120 años, el número de peces chicos se ha duplicado en el último siglo.De acuerdo con Villy Christensen, investigador de la Universidad de Columbia Británica, señala que la pesca ha inducido este crecimiento en las especies pequeñas. El impacto que tiene en la vida marina es importante. Las sardinas se alimentan de zooplancton; el cual, a su vez, se alimenta de fitoplancton. La ecuación es simple: a más sardinas, menos zooplancton y más fitoplancton. Al salirse de control este último grupo, se produce un efecto conocido como «bloom» de algas.El «bloom» (o florecimiento) puede acarrear muchos problemas para los ecosistemas marinos. Cuando el fitoplancton supera una concentración de miles de células por mililitro (a veces, llegando a millones de células), se produce este fenómeno. El agua toma un color verdoso, pero tras uno o dos días, se torna un tono marrón. Este cambio significa que el plancton empieza a morir tras haber agotado los nutrientes. La descomposición de estos organismos provoca agotamiento en el oxígeno en el mar, lo que deviene en la aniquilación de peces por asfixia.¿Qué pasa con todas las sardinas que se pescan? En lugar de utilizarlas para consumo humano, un 80% de la captura del Pacífico se emplea para alimentar atunes en criaderos en México y Australia. Para producir una libra (453 gramos) de atún, se requieren un poco más tres kilos de sardinas. “Comer atún o salmón es el equivalente funcional a comer osos grizzly o pumas [en el ecosistema terrestre]”, señala Mike Sutton, director del Centro para el Futuro de los Océanos.Así que, si desean poner su granito de arena para equilibrar el ecosistema, es buen momento para incluir un poco más de sardinas en la dieta diaria. Por si necesitan otras razones, este pescado también es rico en Omega 3, un ácido graso esencial para el ser humano.  LIC:RENE DAVILA./ 20040011